Tu embarazo semana a semana.

Índice de contenidos

Semana 1 de embarazo

 Desde paraisobebe.com, os queremos ayudar y dar información sobre el estado de gestación de las embarazadas. Para ello vamos a realizar artículos enfocados a saber cómo es cada semana de embarazo. Los cambios experimentados en el bebé y en la madre van a ser diferentes a medida que pasa el tiempo. Veremos cuáles son los principales cambios internos, externos, pruebas médicas, consejos y más… de cada semana de embarazo. Durante la semana 1 de embarazo empieza el primer trimestre y comienzan a experimentarse algunos cambios, aunque pocos, pero sí significativos. En esta semana el óvulo está fertilizado en el interior del útero y se formará una bola, el blastocito, que contendrá ciertas células que se irán separando. Normalmente, las embarazadas no notan estos cambios en la primera semana, pues la mayoría de mujeres no saben que todavía están en estado de buena esperanza. Cuando una mujer tiene la sospecha de que puede estar embarazada, es momento de hacerse una prueba, que será confirmada en la farmacia, o a través de un análisis de sangre, que será mucho más fiable.

semana 1 embarazo

Una vez confirmado, se puede acudir al médico de cabecera que derivará a ginecología para empezar con las pruebas que englobarán el primer trimestre de embarazo. En inicio, suelen realizarse exámenes ginecológicos, análisis de sangre, controles corporales…

Cambios corporales en la primera semana de embarazo

Realmente no se presentan demasiados cambios externos en esta primera semana de embarazo, pues el peso de la embarazada no va a variar. Aunque ciertas mujeres no notan a penas síntomas, otras sí pueden tener algunas molestas ya típicas de las primeras semanas de embarazo. Primeramente, la embarazada notará que los pechos empiezan a estar algo más duros, con cierto dolor y mayor volumen, algo similar a lo que suele pasar cuando baja la menstruación.

Otras mujeres pueden experimentar cierto cansancio, náuseas, un sentido del olfato muy desarrollado y ganas de orinar, al crecer el útero y hacer presión en la vejiga. Puede haber otros síntomas, dependiendo de cada mujer.

Cambios psicológicos

Tanto si una mujer sabe ya que está embarazada como si no, es posible que se encuentre algo más sensible a nivel emocional. Este hecho no siempre es percibido en la semana 1 de embarazo, pero sí más adelante. También pueden aparecer ciertos nervios, fruto de nuestro conocimiento del embarazo. Aconsejamos tranquilidad y relax, algo que debe acompañarse durante todo el embarazo. Llega el momento de cuidarse y disfrutar, empieza una de las mejores etapas en toda mujer, ¡y es preciso vivir al máximo cada segundo!

Semana 2 de embarazo

 Algunos cambios ya empiezan a apreciarse en esta semana 2 de embarazo; otros, sin embargo, no serán perceptibles para la gran parte de las mujeres embarazadas. Durante la segunda semana de embarazo, se forma el embrión, que se irá desarrollando a lo largo de los meses. También se formará el tubo neuronal, que luego dará lugar a la formación del cerebro y pasará a crearse la médula espinal y el sistema nervioso del futuro bebé. A su vez, se inicia el desarrollo de la placenta que servirá para alimentar y nutrir al bebé durante la etapa de embarazo.

En esta semana, llamada también como preovulación, el ovario produce estrógenos con el fin de madurar al óvulo. Otros cambios significativos internos son que el endometrio empieza a aumentar su tamaño.

Tu embarazo semana a semana. Semana 2 de embarazo

Cambios corporales

Durante este primer trimestre de embarazo, los cambios internos son realmente muy importantes, y los externos se van a notar poco a poco. Estos cambios que afectan al cuerpo y a la mente de la embarazada no suelen ser muy diferentes de la semana 1 de embarazo, por lo que pueden aumentar las náuseas o lo mareos, pero la mayoría de las mujeres ni notarán que están embarazadas.

Es posible que sigan los dolores de pecho y éstos se harán algo más grandes y duros, de la misma manera que podemos notar algunas molestias en el abdomen y algo de presión en la zona del pubis, que se engrandará.

También los exámenes médicos de esta semana van a ser los mismos que en la semana 1 de embarazo, pues son los que se van a realizar en un inicio del embarazo.

Tu embarazo semana a semana. Semana 2 de embarazo

Consejos durante la semana 2 de embarazo

Hay que empezar a cuidarse y para ello nada mejor que seguir con una buena y correcta alimentación. No hace falta hacer dieta, pero sí controlar más aquello que se come con la ingesta mayor de frutas y verduras. No se recomienda comer carne ni pescado crudo durante la etapa de gestión. Será el médico el que indique qué tipo de alimentos comer y cuáles no, si debemos cuidarnos más o menos, y si debemos tomar suplementos alimenticios. El ginecólogo suele recomendar la ingesta de ácido fólico, antes incluso del embarazo, que lleva vitamina B9 y ayuda desde el inicio a prevenir malformaciones congénitas o bien otras en el feto.

Tu embarazo semana a semana. Semana 2 de embarazo

Desde el momento en que la mujer sabe que está embarazada, debe suprimir el alcohol de su dieta, ya que de lo contrario la salud del bebé puede verse afectada. Es tiempo de cambiar de hábitos, de dejar el tabaco, de hacer ejercicio físico dentro de la prudencia, etc...

Semana 3 de embarazo.

Llegamos a la tercera semana de embarazo y los cambios, aunque pocos, se empezarán a ver y a notar. En estas primeras semanas de embarazo se produce la fecundación y seguidamente el bebé empezará a formarse con determinadas células que harán que su corazón empiece a latir y se encargará de dar el oxígeno que necesita estas semanas para poder desarrollarse óptimamente.También se forman algunas capas germinales del embrión, y se delimitan los extremos, como la región cefálica, la región ventral y la dorsal. Todavía es pronto para determinar otros cambios en el bebé, pero en el interior de la embarazada puede producirse el proceso de implantación, con lo que puede aparecer un pequeño sangrado vaginal que se confunde con la menstruación. Este sangrado dura uno o dos días, es escaso y el color cambiante, de marrón a rojo. Si ya sabes que estas embarazada y aparece un sangrado fuera de lo común, consulta a tu médico.

El cuerpo de la embarazada en la tercera semana de embarazo

El cuerpo de la embarazada en la tercera semana
Seguirán los cambios hormonales propios del embarazo, pero en menor medida, puesto que se trata de las primeras semanas de embarazo y apenas se aprecian. Los pechos seguirán duros y con algún dolor, mientras que pueden aparecer algunas señales de cansancio, dolor de cabeza y ciertas náuseas. Como hemos apuntado otras veces, algunas mujeres embarazadas no notarán estos cambios, pues depende de cada persona.
Si todavía no te has realizado la prueba de embarazo, quizás sea el momento de hacerlo. Si sale negativo, no te preocupes, hay muchas pruebas que no se ven en un inicio, pero para descartar dudas, es mejor acudir al médico y realizar los análisis de sangre pertinentes.
Cuidados esenciales
Desde el momento que se sabe que se está embarazada, la mujer debe empezar a cuidarse. Ya en la semana 3 de embarazo se deben ingerir alimentos ricos en vitaminas y pedir suplementos en forma de calcio y hierro, en el caso de que la mujer embarazada necesite o bien esté baja de hierro. Los controles médicos de estas primeras semanas determinarán si la embarazada necesita tales suplementos para el correcto desarrollo del bebé. Mientras que el ácido fólico, que deben tomar todas las embarazadas, previene al bebé de determinadas enfermedades y de la espina bífida.
Con el hierro hacemos que no haya anemia, mientras que el calcio fortalece los huesos y los dientes tanto de la embarazada como del futuro bebé. Las proteínas son buenas en general para la buena marcha de

Semana 4 de embarazo

 En la semana 4 de embarazo, el bebé se acomoda en el útero para una mejor posición, pues allí se desarrollará durante la etapa de embarazo. Los órganos del bebé se van formando, si bien los cambios en él todavía son pocos. La placenta también va a crecer, y hay que tener en cuenta que es sumamente importante, pues el bebé se nutrirá y recibirá oxígeno a través de ella.

El tamaño del embrión es en esta semana 4 de embarazo de casi 1 milímetro de longitud. Las células del embrión se van a ir formando por capas para dar lugar a los diversos órganos. En estas semanas también se forma la cavidad amniótica y el líquido amniótico, que rodea y amortigua al embrión y, posteriormente, al feto para que se pueda mover.

semana 4 de embarazo

Cómo se siente la embarazada en la cuarta semana

Los diversos síntomas de las primeras semanas pueden acusarse en algunos casos, mientras que otras mujeres no notarán apenas las molestias. Esta semana es importante porque si no ha llegado la menstruación ya se puede saber que la mujer está embarazada. De todas maneras las pruebas de embarazo y los análisis confirman las sospechas. 

La mujer embarazada en la cuarta semana no ganará peso todavía, pero sí puede notar los pechos más grandes y erguidos y además tendrá el abdomen algo hinchado. Posteriormente, el útero irá aumentando de tamaño a medida que pasen las semanas.

Controles en el ginecólogo

Si todavía no has ido al médico, es mejor que el ginecólogo empiece a hacer exploraciones y valoraciones. En la cuarta

semana de embarazo las pruebas

serán bastantes rutinarias, pues no es momento todavía de hacer ecografías, aunque no quedará mucho para la primera. El médico es el que nos hará los chequeos pertinentes y realizará un seguimiento de la rueda del embarazo para un mejor y mayor control. Es el momento de dejar de tomar medicación que pueda ser inadecuada para el embarazo, en caso de que así sea. Las vitaminas prenatales y los suplementos alimenticios serán del todo recomendados para el correcto desarrollo del bebé de ahora en adelante.

Prueba de embarazo

Para tener mayor seguridad, se puede acudir a la farmacia y pedir una prueba de embarazo. Debe hacerse correctamente y siguiendo las instrucciones al pie de la letra. La gran mayoría de test de embarazo se realizan con una pequeña muestra de orina que debe mojarse en una pequeño aparato. Tras un tiempo de espera, es el momento de leer los resultados, normalmente al momento e indicando una o dos rayas, según se esté o no embarazada. Hay métodos más caseros y otros más sofisticados, también más caros, pero con mayor tanto por ciento de fiabilidad.

Estabilidad emocional

Además de los cambios corporales, en el embarazo se producen cambios hormonales muy grandes, por lo que las emociones pueden estar a flor de piel. En determinadas mujeres, estos cambios deben observarse. Pueden aparecer depresiones, nervios, estrés o ansiedad. Lo mejor es la tranquilidad en todo momento, así que deben consultarse al médico dichos cambios, pues, aunque algunos pueden ser normales, otros precisan ser tratados.

Semana 5 de embarazo

 Se acerca la semana 5 de embarazo y los cambios empiezan a ser más notables. Hay que destacar que las primeras semanas de embarazo son ciertamente muy importantes, pues marcan el inicio de un desarrollo fructífero del bebé. La madre, por tanto, debe cuidarse en estas semanas mucho más. Hay que cambiar la alimentación, hacer exámenes y controles, e informarse bien de todo lo relacionado con el embarazo.

El bebé también va creciendo, y ahora tiene el tamaño similar a una semilla algo más grande. Siguen formándose las distintas capas que, posteriormente, darán lugar a los órganos y demás tejidos de su cuerpo. En estas semanas, el corazón del bebé empieza a latir, aunque quizás es algo complicado que se pueda oír, si bien los médicos, con diversos aparatos para su uso, sí puedan apreciarlo. Ya funciona también la placenta y el cordón umbilical, que serán cruciales en todo el embarazo de los nueve meses. Como hemos comentado en anteriores semanas, tales órganos servirán para alimentar al bebé y llevarle el oxígeno que necesita para que crezca.

Desde que la mujer sabe que está embarazada debe tener presente que cada bebé es un mundo y, dentro de unos parámetros generales, se desarrollará también de diferente manera. Algunos no suelen verse con total claridad, otros se mueven mucho, y cada embarazo es, a su vez, algo diferente.

semana 5 de embarazo

Cambios en la mujer embarazada durante la 5 semana de embarazo

Algunos cambios empiezan a ser más evidente. Mientras que algunas mujeres seguirán con su figura de siempre, otras pueden ver aumentar su barriga un poco y, por tanto, también su peso, aunque ligeramente. Si la mujer tiene tendencia a engordarse, la visita al médico no solamente es para hacer exámenes internos, sino para establecer medidas con el fin de controlar el apetito, y hacer que la embarazada no suba de peso más allá de lo establecido. Lo contrario puede ser perjudicial para ella y el bebé.

La acción de las hormonas del embarazo son cada vez más evidentes, y ello se notará en mayores náuseas, un aumento de la temperatura de manera general, cansancio, mareos, etc. Mientras que las inseguridades y la irritabilidad también pueden aflorar. Un estado general algo más depresivo y con ganas de llorar sin motivo aparente, también pueden ser causas normales del estado de embarazo.

Aunque las náuseas serán más acusadas algo más adelante, es de resaltar que en una gran mayoría de las mujeres embarazadas suelen cesar al entrar el segundo trimestre de embarazo. Por lo que en este momento todavía quedan algunas semanas en las que es mejor tomar medidas. Las embarazadas suelen preguntar al ginecólogo cuáles son los remedios para reducir las náuseas, incluso hay algunos medicamentos, inocuos al bebé, que pueden ir bien. En todo caso, se deben seguir las instrucciones del médico paso a paso. En muchas clínicas, tanto privadas como públicas, se entrega un pequeño manual o libro en el inicio del embarazo para seguir unas pautas, escribir cada dato según semana y mes, y apuntar los controles y las ecografías que corresponderán a cada tiempo.

Semana 6 de embarazo

 Si bien todavía es muy pequeño, el bebé seguirá creciendo en esta semana 6 de embarazo. El bebé tiene unas medidas de 5 mm y empiezan a formarse otros órganos de su cuerpo, como los pulmones. Seguir paso a paso el crecimiento del bebé es fascinante y muchas futuras madres no lo tienen en cuenta, puedes vivirlo intensamente y con mayor tranquilidad. Es una etapa única que nadie sabe si va a volver a repetirse.

La cabeza del bebé es mayor al resto del cuerpo en estas semanas mientras que el corazón seguirá formándose y latiendo cada vez más rápido y de una manera regular. Aunque no es momento de ecografías todavía, en ciertas clínicas privadas es posible que quieran hacer una primera comprobación para ver que todo está sucediendo correctamente. Observarán que el embrión esté bien implantado y que el corazón late normalmente. El cerebro también se está desarrollando y es que todo debe ponerse en su sitio y las primeras semanas serán clave para su crecimiento.

semana 6 de embarazo

¿Cómo se sienten las mujeres en la sexta semana de embarazo?

Algunas mujeres dicen sentirse embarazadas mientras que otras no. Por lo general se mantendrán o ampliarán los síntomas de las anteriores semanas. Desde dolores de cabeza, pechos cada vez más duros a un sentido del olfato realmente desarrollado. La acidez de estómago puede ser más acusada, especialmente tras las comidas y cenas. Es preferible llevar una buena alimentación, poco pesada y sana, ello puede mitigar estas molestias.

Quizás sea un buen momento para mirar ropa de embarazada. Ahora no hace falta pero en las próximas semanas, la barriga crecerá y los pechos también. Se recomienda cambiar la talla del sujetar, vestirse con blusas y vestidos anchos y mirar aquellos jeans especiales para embarazadas que se ajustan a las barrigas de estas.

Controlar el peso durante el embarazo

A fin de controlar el aumento de peso durante el embarazo, las visitas al médico te ayudarán pero puedes pedir cita a nutricionistas o acudir al gimnasio para hacer un ejercicio regular con un entrenador personal. La mayor parte de las mujeres alcanzan los 10 kg de más en todo el embarazado, pero hay quien puede ganar 20 kg en total, y la recuperación para alcanzar la figura anterior es más larga.

Información sobre los abortos

Cuando un embarazo no llega a buen puerto se dice que se ha tenido un aborto. Una gran parte de ellos suceden en las primeras semanas, siendo los abortos espontáneos, sin previo aviso, los más comunes. Es mejor saber que una mujer está embarazada desde un primer momento para controlar que todo salga bien, y en caso necesario, pedir ayuda. Si observas un sangrado anormal, acude al centro hospitalario de inmediato. Siempre es mejor pensar en positivo y estar convencido de que el embarazo seguirá su curso, pero hay que saber los posibles problemas que se pueden presentar, sobre todo al inicio.

Semana 7 de embarazo

 En la semana 7 de embarazo, el bebé va creciendo y las futuras madres siguen cada paso de su pequeño en su interior. Ya en esta semana, el embrión interior pasa a ser feto, y siguen desarrollándose los órganos que se empezaban a formar en las semanas anteriores. Todavía es pronto para detectar muchos cambios en el feto, pero una nueva vida crece y seguirá su curso.

En la semana 7 de embarazo, el feto mide unos 14 mm, los cambios más importantes que se producirán en él, además del corazón que no para de latir, son los relacionados con el cerebro, pues las neuronas empiezan a formarse.

La placenta, que ya hemos visto en otras semanas, también seguirá formándose y va a ser eje clave durante todo el embarazo, al ser la vía de contacto de la madre con el bebé. A través de ella recibe alimento y oxígeno, y protege al niño de cualquier afección interna y externa. El bebé no para quieto, salta y se mueve sin parar, aunque la madre todavía no puede notarlo. La cara se va formando también, con los labios y la nariz.

¿Cómo cambia la madre en la semana 7 de embarazo?

No hay cambios significativos respecto al resto de semanas anteriores. Algunas mujeres sienten ya una barriga algo más grande y pueden aumentar de peso, pero por regla general, el cuerpo está como siempre. Puede que el abdomen sí esté algo hinchado. Igual que los senos, que están más sensibles que de costumbre y van aumentando su tamaño. También los cambios de humos van a ser una tónica constante, de estar radiante y con humor un día, a enfadarse, estar más irritable y sensible otro. Son las hormonas que también cambian y aumentan, algo muy normal en el embarazo.

Durante estas semanas se formará el llamado tapón mucoso, que sella el útero para protegerlo de ciertas infecciones. Todo debe controlarse por el médico, pero como la naturaleza es sabia el cuerpo fabrica toda clase de organismos para una protección total. El tapón se rompe cuando llega el momento del parto.

Consejos alimenticios

Es tiempo de cuidar la alimentación, de dejarse aconsejar por el médico y de evitar ciertos tipos de alimentos, como la carne o el pescado crudo, reducir el número de cafés diarios, dejar de fumar, no beber alcohol, y hacer una vida lo más sana posible. Es necesario consumir las calorías necesarias, bebe mucha agua, hidratarse es importante. Comer de manera variada, frutas, verduras y pescado especialmente. Hay que pensar que en el embarazo no se come por dos, es algo erróneo, pues basta con nutrirse correctamente y hacer una dieta lo más equilibrada posible.

Semana 8 de embarazo

 Van avanzando las semanas  y llegamos a la semana 8 de embarazo. El bebé va creciendo y se desarrolla con total normalidad, cada vez está más cerca poder verlo en una primera ecografía que se suele pactar durante el primer trimestre de embarazo.

El bebé puede llegar, en esta semana 8, a los 2 cm de longitud, y además sus orejas pueden empezarse a formar, además de otras zonas de la cara. Aunque es pronto para hacerse una ecografía, en algunas clínicas privadas es posible que se pueda dar cita para una primera exploración en serio con el fin de comprobar que todo funciona correctamente. Los latidos del corazón son lo más importante y aquello que guía a los ginecólogos para verificar el estado de buena salud del bebé. Tampoco se sabrá todavía si es niño o niña, aunque hay ciertos test caseros que nos lo pueden decir, pero es mejor esperar a las ecografías para mayor seguridad.

semana 8 de embarazo

Cómo está la madre en la semana 8 de embarazo

Todavía quedan muchas semanas de embarazo. Es importante vivir este periodo con seguridad e ilusión, es una etapa preciosa que debe ser valorada cada minuto. Las molestias fruto del embarazo de las semanas anteriores pueden persistir, sobre todo aquellas urinarias, las náuseas, los dolores de abdomen y de pecho y el cansancio general. En esta etapa, el ginecólogo debe informar sobre las diversas pruebas del primer trimestre, en especial de los test bioquímicos de embarazo.

semana 8 de embarazo

Otras curiosidades de la semana 8 de embarazo

Es importante estar bien hidratada en todo el embarazo, beber abundante agua ayuda, pero además también tendremos que cuidar nuestro interior y exterior, porque la piel puede también cambiar por los ritmos hormonales. En los test de sangre que se realizarán se determinarán si la madre está baja de tensión o de hierro y debe tomar suplementos distintos para afrontar el embarazo correctamente. Además, se debe informar sobre el grupo sanguíneo, porque las madres RH negativas pueden tener ciertas incompatibilidades con la sangre de su feto.

La alimentación correcta es la mejor para que la embarazada se nutra con las vitaminas y minerales necesarios. Hay que señalar que durante el primer trimestre son pocas las mujeres que ganan peso, sólo se notará algo la barriga, pero nada más. De hecho, algunas mujeres tienen ansiedad y pueden hasta perder peso por los nervios de la primera etapa. La relajación es fundamental, si necesitas ayuda, pregunta a tu médico sobre los cursos de meditación o bien haz deporte, como natación para embarazadas y más.

Semana 9 de embarazo

 En la semana 9 de embarazo, el bebé va creciendo y ya mide unos 2,5 cm, aproximadamente. El corazón sigue latiendo con fuerza y es visible desde ultrasonidos. Los médicos lo verán aunque es muy pronto para que la madre pueda notar algo. Veamos qué otros cambios experimenta.

Cambios en el bebé

Los órganos sexuales se van formando, de todas maneras no se aprecia todavía el sexo del bebé, que podrá verse en la primera ecografía del primer trimestre. No siempre puede verse con claridad el sexo, porque hay bebés que se esconden y su posición dificulta la visión. Normalmente, el sexo del bebé varón se ve con bastante claridad. La cara ya está también bastante formada, con ojos, párpados, boca, orejas… En la semana 9 de embarazo, el bebé también empezará a moverse, pero es algo inapreciable de parte de las madres, eso llegará más adelante.

semana 9 de embarazo

¿Qué le pasa a la madre en la semana 9 de embarazo?

Las molestias matutinas persistirán. Algunas náuseas desaparecen cuando se come algo, mientras que en otras futuras madres no basta con ello y necesitan medicamentos recomendados por los ginecólogos. El vientre también crece, es pronto para que se vea una barriga más grande, pero seguro que la embarazada ya nota algo. El estómago y esófago pueden provocar ciertos malestares, como acidez y gases, en especial si se ha comido demasiado, por lo que se recomiendan cenas ligeras con suficientes nutrientes. Por otro lado, los pechos pueden estar algo más grandes y con dolor, ello puede dificultar la posición del sueño a la hora de dormir de algunas mujeres. En todo caso, la mejor postura es de lado y recostada sobre el lado izquierdo.

Las pruebas del embarazo se irán sucediendo a lo largo de este y del primer trimestre. Únicamente si el médico cree que el embarazo puede ser de riesgo, alguna prueba se practica antes, como el Screening Bioquímico precoz. Esta prueba se realiza en todas las mujeres embarazadas durante el primer trimestre, y sirve para detectar si hay malformaciones en el feto.

En esta semana 9 de embarazo es imprescindible cuidar la alimentación. Tomar las frutas y verduras adecuadas, pescados, carnes, pero nunca crudos. También es bueno el ejercicio y la mujer debe asegurarse de que el embarazo no es ninguna molestia o riesgo para su puesto de trabajo, especialmente para mujeres que pueden realizar trabajos más peligrosos, como el contacto con agentes químicos y conducciones de materiales.

Semana 10 de embarazo

 Las semanas  van transcurriendo, ya estamos en la semana 10 de embarazo y parece que todo va de forma correcta, especialmente si la futura madre ya se ha realizado los chequeos pertinentes ante el ginecólogo.

El bebé sigue su desarrollo y va creciendo, de hecho cada semana es un logro y un nuevo avance en su formación. Los órganos básicos ya están prácticamente creados por completo, pero aún es muy pequeño, sobre 2,5 cm aproximadamente. La cabeza es más grande que el resto del cuerpo al desarrollarse de manera muy rápida su cerebro, pues tiene alrededor de 200.000 neuronas por minuto.

En la semana 10 de embarazo aproximadamente, también se forman las uñas, y el bebé empieza a ser muy activo, pues se mueve y se desplaza sin parar y va tragando líquido amniótico para alimentarse, éste es expulsado a través de la orina. Durante esta etapa también crecen el páncreas y la vesícula que necesita de un perfecto funcionamiento para poder digerir alimentos dentro y fuera del seno de la madre. A su vez, los órganos sexuales también se desarrollan, pero pueden ser difíciles de percibir todavía desde ecografías. En clínicas privadas, y en controles rutinarios, es posible que si es niño se vea claramente y nos pueden decir ya el sexo del bebé, pero es algo raro.

A partir de esta semana ya se posible concretar la hora de la primera ecografía, que puede darse sobre la semana 12 o 14, uno de los momentos más especiales al poder ver a tu bebé por primera vez y comprobar que todo sigue a buen curso. Hablaremos en las próximas semanas sobre la primera ecografía, cómo se realiza y qué se puede ver en ella.

semana 10 de embarazo

¿Cómo afecta a la madre las 10 semanas de embarazo?

La mujer embarazada debe seguir los controles ginecológicos y anotar aquello necesario en su carnet de embarazada. Sólo de esta manera es posible seguir una evaluación exhaustiva, tanto del bebé como de los cambios que afecten a la madre.

Ya hemos comentado que la barriga irá incrementándose y sobre todo lo hacen los pechos, que seguirán algo duros y dolorosos. Es momento de cambiar de talla y de adquirir sujetadores nuevos adaptados a los pechos actuales. Seguirán las molestias de este primer trimestre, que suele donde más se notan tales cambios, porque aunque a algunas mujeres les acompañan todo el embarazo, en una gran mayoría sólo duran estos tres primeros meses de embarazo.

Una de estas molestias es la necesidad de orinar con mayor frecuencia, al aumentar y ganar peso en el útero sobre la vejiga. Suelen haber también infecciones de orina durante el embarazo, ello estará controlado por los médicos en todo momento.

Semana 11 de embarazo

 El bebé sigue su desarrollo en la semana 11 de embarazo, y además de sus órganos vitales y los exteriores, en los que la cabeza seguirá siendo más grande que el cuerpo, va aumentando de tamaño de una manera considerable.

Empiezan a endurecerse los huesos, también se inician ciertos movimientos de manos, pies, de abrir y cerrar manos, empieza a dar patadas… y se encuentra muy bien en el seno materno mostrándose como pez en el agua mientras salta y se desplazar por el útero con total facilidad. Incluso en estos días puede empezar a tener hipo. El bebé crece y ahora ya mide 6 cm aproximadamente.

En las 11 semanas de embarazo, las uñas de los dedos también crecerán, además de estar ya bien formados los órganos del páncreas y el estómago, que se preparan para cuando tenga que tenga que comer, mientras que los riñones producen orina. Los órganos sexuales son visibles, especialmente si es niño, pero sólo se pueden ver a través de una ecografía. Está al caer la programada ecografía del primer trimestre, una de las más importantes porque para muchos padres es la primera vez que verán a su bebé.

Peso: Alimentación y dieta

Es importantes recalcar que en el embarazo se suelen ganar unos 12 kilos de media, si bien hay mujeres que pueden llegar a pesar 20 kilos más, por lo que es preciso cuidarse. En este primer trimestre se puede aumentar de peso unos 2 kilos, y luego ir ganando peso a medida que las semanas aumentan. Todo ello depende de cada mujer y de su dieta y alimentación. En estas semanas se producen los antojos, o deseos de comer determinados alimentos. Se debe a las hormonas que andan revolucionadas. Pueden tomarse todo estos deseos pero siempre con moderación si incluyen muchas grasas y azúcares.

Semana 12 de embarazo

 La semana 12 de embarazo es una de las semanas más importantes en la etapa de embarazo, no solamente por el crecimiento rápido del bebé, sino porque es cuando se suele programar la primera ecografía que se hace en el primer trimestre. Posteriormente, y si todo va bien, se realizará otra en el segundo y otra en el tercer trimestre. Ahora los padres ya podrán ver a su bebé por primera vez siendo un momento muy emocionante.

El bebé sigue desarrollándose destacando los reflejos que pieza a hacer, de esta manera se puede ir moviendo de aquí para allá. Los órganos vitales están ya en funcionamiento, pero el cerebro sigue su curso. Es una etapa importante porque el bebé en el seno materno ya puede mover los dedos y curvarlos. Ahora mide unos 5 cm aproximadamente. Pero la gran parte de estos cambios, como el movimiento, suelen ser percibido por los médicos, todavía falta para que las madres sientan las tradicionales patadas.

semana 12 de embarazo

Ecografía del primer trimestre

Tras los controles sobre peso, análisis de sangre u orina de las primeras semanas, el ginecólogo va a programar la primera ecografía que suele tener lugar alrededor de la semana 12 de embarazo. Es una de las más importantes, tanto para los padres como para los médicos, al comprobar que todo se está desarrollando según su curso. Es posible que pueda identificarse el sexo del bebé, aunque normalmente se ve mucho más adelante.

En estas ecografías se puede detectar hasta el 60-70% de los posibles problemas malformativos, gracias a una serie de mediciones, como la traslucencia nucal. Esta corresponde al líquido que todos los fetos tienen en la nuca, siendo una parte más del screening o cribado que nos darán durante el primer trimestre. Ello está relacionado con la anomalía en el número de cromosomas que podrán determinar el síndrome de Down. En esta primera ecografía también se determina el cálculo del riesgo de preeclampsia.

En la ecografía del primer trimestre en la semana 12 de embarazo los padres podrán ver a su bebé en el seno de la madre, aunque todavía es un pequeño. La gran parte de veces se mueve de manera muy rápida y se ve, sobre todo, la silueta de todo el cuerpo.

Por parte de los ginecólogos, les sirve para comprobar el latido del corazón del feto y para saber si hay uno o dos fetos en el interior. Además deben medir determinados parámetros, como la longitud cráneo-caudal del feto, la citada translucencia nuca y el pliegue nucal, que en caso de que haya más líquido es cuando hablamos de algunas alteraciones cromosómicas. Si la medición es normal, todo transcurrirá de manera positiva, si hay alguna alteración, entonces deberá investigarse mucho más pero no quiere decir que ya haya la posibilidad de un Síndrome de Down.

Semana 13 de embarazo

 Tras ver la primera ecografía del bebé, alrededor de la semana 13 de embarazo, ahora todo son emociones. El feto mide unos 8 cm y va creciendo. Se está desarrollando de igual manera, pues si antes la cabeza era más grande que el cuerpo, poco a poco va a adquirir su tamaño normal. Además las huellas digitales de los dedos también se están formando.

La cara va teniendo sus rasgos que cada vez se verán más claros. Todos los órganos responden para que puedan ir creciendo sin problemas en el útero, incluso los glóbulos rojos que van a llevar el oxígeno a los tejidos del cuerpo. Por este motivo, el feto tiene sistema inmunológico y en este momento está madurando sus células mientas que, en parte, fabrica defensas que le protegen sobre diversidad de agentes.

semana 13 de embarazo

Cómo está la madre en la semana 13 de embarazo

Durante este periodo la madre estará más tranquila, pues han pasado fases importantes, se han comprobado exámenes, primeras ecografías y es tiempo de reposar o de vivir el embarazo de la mejor manera. Así, si el médico nos dice que todo va bien, toca cuidarse, mimarse y sentir este embarazo al máximo, pues falta menos para el segundo trimestre, con lo que el embarazo sigue su curso normal y las posibilidades de tener un aborto son menos.

La barriga se puede empezar a notar. Por lo tanto, es momento de comprar ropa premamá, a base de blusas, vestidos, jeans con fajas y otros modelos modernos y prácticos, pero sobre todo muy cómodos. También se puede empezar a mirar la habitación del bebé, si bien no podemos adelantarnos sin saber el sexo del bebe, pero es bueno ir eligiendo muebles y posibles decoraciones.

Durante la semana 13 de embarazo, algunas mujeres siguen con las molestias del primer trimestre, mientras que la gran mayoría se sienten más tranquilas y con menos náuseas. Además del aumento de tamaño de barriga, los pechos seguirán grandes y empiezan a fabricar calostro, un líquido rico de nutrientes que aparece antes de que suba la leche, y servirá para alimentar al bebé durante las primeras horas o días de vida.

Semana 14 de embarazo

 Los cambios son cada vez más significativos, tanto en el bebé como en la futura madre. El bebé se moverá con mayor fluidez y hasta puede mover la cabeza, está aprendiendo a mover sus órganos, tanto dedos, como piernas y estará cada vez más cómodo en el seno materno. En la semana 14 de embarazo el feto mide unos 9 cm.

Ya casi está empezando segundo trimestre de embarazo, por lo que el desarrollo del futuro bebé es cada vez más parecido a cuando nazca, pues por ejemplo los brazos ya alcanzan la proporción que tendrán posteriormente y el cuello se va alargando. Además de mover la cabeza, ira haciendo algunas muecas y seguramente pronto se podrá poner el dedo en la boca. Veremos como, además de formarse los labios, la lengua también tendrá las papilas gustativas. Sigue con los ojos cerrados pero no queda tanto para que los puede abrir o cerrar y percibir luces y estímulos exteriores.

semana 14 de embarazo

¿Cómo está la madre en esta semana de embarazo?

En la semana 14 de embarazo, la madre se siente mejor que semanas atrás porque empieza un nuevo periodo en el que desaparecen, al menos en gran medida, algunas molestias, como las náuseas o la acidez. Ello no quiere decir que la madre no tenga que cuidarse, debe hacerlo durante los 9 meses de este embarazo.

Por ejemplo, en cuanto al control de aquello que se come y del peso que la madre va teniendo, pues en esta semana es posible que se hayan ganado más de 2,5 quilos desde el inicio de la etapa de embarazo. Pero ello varía normalmente de una mujer a otra. En estas semanas se acaban algunos problemas antes vistos pero empiezan otros, pues las encías pueden sangrar más de lo normal cada vez que las embarazadas se cepillan los dientes. Es el momento de ir al dentista a realizar limpiezas e higienes dentales, pues más adelante será complicado hacerlo al no permitir ciertas anestesias. Normalmente este sangrado es bastante común y desaparece al cabo de las semanas en el embarazo, y se debe a que las encías suelen engrosarse.

En esta semana 14 se darán citas para las pruebas que engloban el segundo trimestre de embarazo, como el análisis de múltiple marcador, que da información sobre si el bebé tiene alguna anomalía cromosómica, como el síndrome de Down. Pero habrá nuevamente otros chequeos sobre peso, análisis de sangre, desarrollo del feto… y otra ecografía en este segundo trimestre que deben programarse con antelación.

Semana 15 de embarazo

 De lleno ya en el segundo trimestre de embarazo, uno de los más tranquilos y cómodos de toda la etapa de gestación, el bebé sigue creciendo en la semana 15 de embarazo y algunos de los cambios más significativos son sus amplios movimientos que le permiten desplazarse con toda normalidad. Es gracias al líquido amniótico que le va a servir para alimentarse y para más cosas durante el tiempo que pase en el seno de la madre.

También en estas semanas va creciendo el vello en todo el cuerpo, algo que desaparecerá cuando el niño nazca. Por otro lado, los músculos se están desarrollando y gracias a sus movimientos se están ejercitando todavía más. En esta semana el feto mide sobre 12 cm, aproximadamente, y pesa 60 gramos. Si se realizara una ecografía en este momento, ya es posible saber el sexo del bebé, si bien cuando se suele confirmar es en la ecografía el segundo trimestre.

semana 15 de embarazo

¿Y las futuras madres?

En la semana 15 de embarazo la madre se siente en una de las mejores etapas de la gestión. Si bien los nervios están a flor de piel y los cambios psicológicos pueden ir variando: de estar tranquila a nerviosa a reír o llorar por todo. Las hormonas hacen su curso, aunque no afecta por igual a todas las futuras madres. Es el momento de andar o nadar más, y si no se ha empezado con el ejercicio es ahora perfecto para iniciarse en el pilates o yoga.

La práctica del yoga hace que la embarazada, no solamente esté en forma, sino que pueda conocer mejor su cuerpo, eliminar posibles dolores y molestias, relajarse y preparar los músculos para el momento del parto. Proporciona saber sobre las mejores posturas, a canalizar energías, pudiendo gozar mejor del embarazo en todas sus formas.

Aunque muchas madres se sienten con más energía y ágiles, el cuidado debe ser continuo, tanto en lo que se come como en hábitos diarios. Se recomienda que la embarazada en la 15 semana duerma sobre 8 horas, y debe hacerlo de lado para mejor comodidad. Realizar una rutina, en las comidas, en el ejercicios el descanso y demás ayudará a encontrase cada vez mejor. Seguirán también los controles en el ginecólogo que se irán apuntando en la carpeta o libreta de embarazada, sirve para tener todo los datos de cara al parto e historial médico de la madre.

Semana 16 de embarazo

 Los principales cambios de la semana 16 de embarazo en el bebé pasan por el continuo desarrollo de los órganos, buena parte de los cuales ya se han formado totalmente. La cabeza, que era algo más grande, ya tiene su tamaño normal, puesto que el cuerpo se ha alargado, así como las extremidades. El movimiento continuo sigue y ello va bien porque intensifica su musculatura.

El bebé empieza a interaccionar con el ambiente y flexiona las extremidades en muchas ocasiones. También es capaz de agarrarse los pies, las piernas, las manos… algo que en avanzadas ecografías puede verse con claridad. También crecen las uñas de pies. Empiezan las expresiones y hasta puede fruncir el ceño, es ya todo un ser avanzado que sigue su curso en el seno de la madre para salir en la semana 40, o bien antes o después. En esta semana 16 de embarazo, el bebé pesará sobre 90 gr.

semana 16 de embarazo

Los cambios en las madres en la semana 16 de embarazo

En esta semana, la barriga seguirá creciendo, y la buena alimentación sigue siendo la aliada perfecta para que las futuras madres se encuentren bien. Si bien no es la norma común, ciertas mujeres pueden tener algunos malestares relacionados con el esófago, cansancio generalizado e hinchazón de pies y manos, que suele hacerse más intensa ya en el tercer trimestre. Otros de los cambios, que ya se vieron desde el inicio, pero se intensifican, es un mayor flujo en la vagina, pues será más blanco y espeso, y puede dar lugar a ciertas infecciones vaginales que deben tratarse. En el médico le realizarán las pruebas pertinentes para saber si hay infecciones que suelen ser bastante normales en esta etapa.

En el médico se seguirán los controles para comprobar que todo va bien, con el peso, las medidas de la barriga, el cuidado de la alimentación… y es posible que se dé cita para la segunda ecografía y un análisis de sangre para determinar el triple screening, del que hablaremos en el siguiente artículo sobre la semana 17.

Durante el segundo trimestre de embarazo, ya algo más avanzado, es posible que se noten las patadas del bebé. Al principio es bastante ligero, como unas alas de mariposa y la mujer no acaba de saber bien lo que es, pero a medida que avanzan las semanas, las patadas serán más frecuentes y un símbolo de que el bebé está bien y se mueve. Si bien no todos los bebés hacen estos movimientos de la misma manera, los hay más activos y otros mucho menos.

Semana 17 de embarazo

 El feto se va a haciendo mayor y los órganos están ya prácticamente formados. En la semana 17 de embarazo, el bebé seguirá creciendo y deslizándose en el interior del seno de la madre de una manera incontrolada. Además, los riñones funcionan correctamente y evacuará ciertas veces. Es destacable hablar de la grasa o vernix que recubre la piel del bebé en estas etapas y que irá desapareciendo mientras avance el embarazo, es un sistema de protección para que la piel esté mejor y pueda conservar su temperatura corporal.

Aunque el bebé seguirá sin abrir los ojos, más adelante sí lo hará, y ahora es sensible a algunos estímulos del exterior, por lo que apreciará la luz y también podrá oír sonidos. En la semana 17 de embarazo, el bebé pesa sobre 190 gr y mide 15 cm aproximadamente.

semana 17 de embarazo

Cambios más destacados en la madre

La barriga es ya apreciada por todos como un embarazo, la madre sigue notando las molestias típicas del embarazo, como los hinchazones de barriga, el aumento de pecho, las ganas de orinar… pero, por lo que general, es una de las mejores etapas al tener, la futura madre, muchas ganas de hacer cosas y encontrarse mejor. En este momento la espalda también puede empezar a doler, sobre todo en embarazos algo pesados, si bien ello suele agravarse en el tercer trimestre del embarazo. Junto a ello está el estiramiento de los ligamentos del útero que puede dar lugar a molestias en el abdomen y en el pubis. Aunque forma parte de la normalidad, es mejor comentar estas molestias al ginecólogo para poder dar remedios o bien aconsejar sobre lo que se puede hacer.

Esta semana es perfecta para realizar el examen triple test o triple screening, que tiene lugar mediante análisis de sangre con el fin de medir los niveles de ciertas hormonas para descartar problemas de cromosomas que pueden dar lugar a síndrome de Down, entre otros. 

Cuando hay un posible riesgo, ya medido según los resultados del test y la madre es mayor de 35 años, se practica una amniocentesis. Esta prueba consiste en sacar un poco de líquido amniótico del interior del útero para analizarlo y descartar el desarrollo de otros problemas.

El papel del padre en el embarazo

El futuro padre debe vivir el embarazo como propio participando en cada nuevo acontecimiento que se desarrolle. Solo así se sentirá próximo al bebé, yendo a las visitas del médico, a los análisis de sangre y a la vista de las ecografías. Es importante que también se informe sobre cada cambio y el futuro desarrollo.

Semana 18 de embarazo

 La madre se encuentra ya en la semana 18 de embarazo, avanzando en el segundo trimestre de embarazo, uno de los más dulces del ciclo. El bebé pesa ahora sobre 150 gr y mide 13 cm de media. Su corazón va latiendo, algo que es totalmente perceptible en una ecografía, y se mide en posibles controles que se le puedan hacer a la madre.

En esta avanzada semana, el bebé sigue moviéndose y alimentándose a través de la placenta. Puede también bostezar y hacer algunos gestos, y podría emitir algún ruido, pero no se escucharía. En estas semanas, el bebé hará acto de presencia en forma de patadas. Al principio son muy suaves y luego notaremos cómo se va manifestando moviendo manos y pies. En general, no produce daño a no ser que ya se llegue al tercer trimestre, y es bueno que el bebé se vaya moviendo porque lo notaremos y es símbolo de buena salud. Cada embarazo y mamá son diferentes, por lo que algunas madres notarán las patadas en seguida y otras apenas tendrán esa apreciación hasta más adelante. Dentro de poco se realiza la segunda ecografía que determina el peso, los cm y otros parámetros que indican cómo se está desarrollando el bebé.

semana 18 de embarazo

¿Qué le pasa a la madre?

La barriga va creciendo y el peso también. No solamente la barriga aumenta de tamaño, sino que también lo hacen los pechos, los muslos, las piernas y otras zonas del cuerpo de forma general, aunque ello depende la madre y su constitución. Ello puede dar lugar a varices y arañas vasculares en la piel como consecuencia de aumento de estrógenos. Podemos tratarnos con cremas que atenúan este tipo de varices, la gran parte de las cuales desaparecerán cuando termine el embarazo. Como hemos comentado en anteriores semanas, no sólo la alimentación es importante, también el ejercicio y abandonar la vida sedentaria.

Las molestias para dormir pueden ser frecuentes. Las madres darán vueltas y se despertarán algunas veces. Lo ideal para ello es cenar bien, no de manera abundante, dormir con una almohada entre las piernas para ganar comodidad y hacer meditaciones o relajaciones.

Semana 19 de embarazo

 El embarazo avanza y con él también el bebé que ahora ya tiene unos 20 cm y pesa sobre 250 gr. Es necesario un control exhaustivo del peso de la madre y también del bebé para comprobar que todo se desarrolla según los previsto, de todas maneras, en la semana 19 de embarazo, es pronto para determinar el peso bajo del bebé y establecer los protocolos necesarios.

En estas semanas, el feto va moviéndose sin parar, y ello es porque también se pasa más tiempo durmiendo, de manera que cuando despierta tiene más ganas de moverse. Para poder notar sus patadas es mejor estar relajada y estirada en la cama y en el sofá. Normalmente, y sobre todo en el segundo trimestre, las patadas se empezarán a notar por la noche con una atmósfera y ambiente de quietud.

En esta semana 19 de embarazo, el futuro bebé tiene ya desarrollados sus cinco sentidos, pudiendo oler, notar el tacto y escuchar su corazón entre otros ruidos que pueda experimentar en el seno de la madre.

semana 19 de embarazo

La madre en la semana 19 de embarazo

Ya queda menor para la segunda ecografía del embarazo, que suele hacerse alrededor de la semana 20 de embarazo. Es entonces cuando ya nos pueden decir el sexo del bebé con toda seguridad, a no ser que se esconda, algo que puede ocurrir aunque no suele ser lo general. Y es que en estas semanas los fetos niñas los ovarios pueden empezar a desarrollar los primeros huevos.

Por regla general, la embaraza se encuentra muy bien durante estas semanas y está en espera de poder ver de nuevo al bebé en una segunda ecografía. La barriga se nota y conviene llevar ropa holgada o especial para premamás para estar mucho más cómoda. Otros cambios que se verán en el cuerpo, además del aumento de peso, es la abundancia considerable de flujo vaginal de color blanco a amarillento, que suele ser espeso, y no debe confundirse con posibles infecciones que deben estar controladas.

Los labios mayores y menores de la vagina también tendrán algunos cambios, al estar más abultados, y durante estas semanas es posible que aparezca la llama línea alba, de hecho puede ser que sea vea mucho antes. Esta línea es vertical y va desde el ombligo hasta el pubis teniendo un color algo oscuro, que surge por los cambios hormonales del embarazo sobre la piel. Esta línea estará todo el embarazo y desaparecerá con el parto.

Semana 20 de embarazo

 La semana 20 de embarazo, es una semana importante al alcanzar el ecuador del embarazo y realizarse la segunda ecografía donde se verá al bebé y ya sabremos el sexo. El bebé seguirá moviéndose como si de un pez se tratara en el seno de la madre de manera refleja.

El cerebro sigue desarrollándose, aunque está ya prácticamente formado. También puede ver, oír, y hacer muchas más cosas. El feto mide sobre 20 cm, mientras que pesa sobre 250 gr, y su edad es de unas 18 semanas. Aparecerán los surcos de las palmas de las manos y de los dedos, que ya serán igual que cuando nazca.

En la semana 20 de embarazo, el bebé abre la boca, bosteza, espira… y en las próximas semanas aumentará de golpe de tamaño, midiendo el doble, por lo que la barriga también irá creciendo, aunque ambos tamaños no son nunca proporcionales.

semana 20 de embarazo

¿Qué le pasa a la madre?

Además de las patadas que ya se irán notando a lo largo de estas semanas, la barriga va siendo cada vez más grande, pues la parte superior del útero crece ya hasta el ombligo. A la futura madre, en algunos momentos, le cuesta respirar, y el ritmo cardiaco irá cada vez más rápido, al bombear mayo cantidad de sangre. No es lo habitual, pero algunas embarazadas, debido a lo anterior, pueden sentirse algo mareas. Basta con sentarse y relajarse, estirarse y tumbarse sobre el lado izquierdo cuando se duerme.

La ecografía del segundo trimestre

En la semana 20 aproximadamente, habrá que acudir al ginecólogo para realizar la ecografía del segundo trimestre. Se tomarán sus medidas del feto, se analizará la morfología de éste según cada órgano, para ver posibles anomalías que son totalmente visibles en esta prueba, aunque no todas pues hay alteraciones imposibles de verificar. En la prueba, también se mide el funcionamiento de la placenta para determinar otros posibles problemas en el embarazo. En esta ecografía también suele saberse ya el sexo del bebé. Cuando es niño es bastante evidentemente, de manera que, si no se esconde, ya es posible empezar a elegir nombre para el bebé.

Ya queda menos para ver la cara del niño al estar en la mitad del embarazo. Ahora es tiempo de comer bien, cuidarse, dormir las horas adecuadas y seguir la vida como hasta ahora, siempre que el médico lo recomiende, con algo de ejercicio, y alimentarse correctamente para a las embarazadas no les falten vitaminas, en especial hierro. De todas maneras, en diversos análisis de sangre y pruebas se detecta fácilmente y el médico dará los suplementos de hierro adecuados en caso necesario.

Semana 21 de embarazo

 Durante la semana 21 de embarazo el feto ya mide 25 cm y pesa 370 gr aproximadamente. Todavía hay órganos internos que se están desarrollando como es el caso del aparato digestivo. Si en el día de la ecografía no se veía con exactitud el sexo, es probable que se pueda ya percibir, pues cuando es niña la vagina ya suele estar formada. El feto se mueve mucho durante la semana 21 de embarazo, si bien la madre no lo nota siempre, sólo algunas veces.

Es bueno que el feto se mueva porque está activando su vida física y mental a la vez, y ya tiene ganas de estirarse porque en las próximas semanas va a seguir creciendo de manera exagerada por lo que necesita espacio. Cada embarazo es único, de manera que hay bebés que se mueven mucho y pueden molestar a las futuras madres especialmente durante la noche, pero otros se mueven menos veces.

embarazda semana 21

La madre en la semana 21 de embarazo

La conexión de la futura madre con el feto es total, porque puede percibir sus movimientos, como hemos indicado, y ya suele saber el sexo del bebé. A partir de este momento hay muchas preguntas sobre lo que se debe comprar y el nombre que queremos ponerle al niño, algo que debe meditarse bien entre ambos miembros de la pareja y no esperar a último momento para saberlo.

Respecto a los movimientos que hace el bebé, al principio serán suaves pero luego irán incrementando, con patadas algo más fuertes. Es importante que si el feto suele tener gran actividad y algún día no se notaran las patadas se pregunte al médico o se acuda a consulta para controlar que todo vaya bien.

En la semana 21 de embarazo, la futura madre puede notar molestias en la parte baja del abdomen y en la espalda. Para ello se realizan ejercicios especiales, enfocados al pilates y al yoga, que además harán controlar la respiración y van muy bien para preparar a la embarazada al parto. 

Por otro lado, pueden empezar a hincharse los pies o las manos, y el remedio ante esto es andar, hacer ejercicio, beber abundante agua y alimentarse correctamente. Aún así algunas embarazadas pueden seguir sufriendo estas molestias que, por norma, desparecen una vez acabado el parto.

Como en el segundo trimestre es cuando la embarazada se suele encontrar mejor, es el periodo preferible para pensar qué comprar. Es mejor hacer una lista de lo que realmente se necesita a fin de no comprar de manera innecesaria.

Semana 22 de embarazo

 Durante la semana 22 de embarazo, el feto mide sobre 20 cm y pesa 350 gr, y la mayor parte de órganos están ya formados. Aún así el feto sigue desarrollándose y puliendo diversas zonas de su cuerpo, como la boca donde se van formando las encías, y dentro de estas irán apareciendo los dientes.

La cara puede percibirse claramente, pues están muy fijados ya las cejas y párpados, además de sus manos y dedos. Los ojos también están ya formados, pero no así el color del iris, y tampoco acaban de estar desarrollado del todo el páncreas que irá haciéndolo a medida que pasen las semanas.

Ya es posible oír el latido del corazón del feto sin necesidad de una ecografía precisa. Cuando la embarazada asiste al ginecólogo, puede escucharlo gracias a un aparato eléctrico que se sitúa sobre la barriga. Normalmente, el corazón del feto late con mucha rapidez, alrededor de 140 latidos por minuto. No siempre se consigue escuchar el latido en estas semanas, depende de la posición del bebé y sus movimientos, por lo que no hay señal de alarma, por el momento.

semana 22 de embarazo

La madre en la semana 22 de embarazo

A los dolores de espalda se pueden sumar otros, como los de cabeza, de manera que es mejor prevenirlo y acudir al médico para saber si podemos tomar determinados medicamentos para reducir el dolor. 

Durante estas semanas el útero va creciendo y ya pasa el ombligo. La embarazada habrá ganado peso, una medida de 6 kg, que quedan, sobre todo, concentrados en la barriga. También pueden haber ganado volumen los brazos, muslos, piernas… por lo que se aconseja llevar una vida activa y realizar ejercicio asiduamente.

Algunas mujeres pueden tener más vello de lo normal en determinadas partes. Ello sucede por cambios hormonales y haberse producido un aumento de andrógenos, es posible que todo pase a la normalidad una vez acabado el embarazo. Las mujeres pueden depilarse con ceras y otros sistemas cuando están embarazadas si bien no se recomienda el láser y es mejor preguntar antes de recurrir a otras técnicas de depilación.

Es normal escuchar muchas leyendas sobre la forma de la barriga, o el sexo del niño y otros falsos mitos que rodean el embarazo. Ello se verá más acusado a medida que el embarazo avance. Podemos decir que el tamaño o forma de la barriga no está relacionado con el futuro sexo del niño.

Semana 23 de embarazo

 Durante la semana 23 de embarazo el feto mide aproximadamente 21 cm, pesa 500 gr y tiene el tamaño de pomelo. El bebé va creciendo y la gran parte de órganos están ya formados. Si bien el iris todavía no está pigmentado, lo hará más tarde para determinar el color de ojos que tendrá el bebé. De todas maneras al nacer es posible que esté algo azulado y más tarde se irá oscureciendo. La edad del feto en este momento es de 21 días. Los sistemas internos del bebé, como el digestivo o el respiratorio están madurando poco a poco para cuando el bebé nazca.

El cabello empieza a salir, y en muchos casos, adquiere el color que tendrá cuando salga al exterior. No para de moverse como ya es habitual en estas semanas, da patadas, duerme, se estira, y a medida que crezca tendrá menos espacio en el interior.

semana 23 de embarazo

Los cambios en la madre

Son semanas importantes pero realmente ligeras, en el sentido de que la futura madre se encuentra bien y puede llevar una vida normal. Todavía puede viajar y desplazarse sin problema. Es hora de ir sabiendo cuáles son los controles y las pruebas que se irán desarrollando en este segundo trimestre de embarazo.

Para sentirse mejor, es también momento de hacer ejercicio especial para embarazadas, centrado en el pilates y el yoga, y la natación para evitar dolores de espalda. Y también de preguntar sobre las clases de preparación al parto, totalmente beneficiosas para relajarse en el momento y saber mucho más sobre el bebé al nacer. En hospitales de sanidad pública suelen realizarse grupos de clases totalmente gratuitas pero existen también centros privados.

En la semana 23 de embarazo, la mujer empieza a nota tirantez en el abdomen, no sólo porque el bebé se mueve sino por el peso que se va ganando. Para frenar las estrías y evitar algunos trastornos en la piel nada mejor que hidratar el cuerpo de manera factible con cremas y demás especiales para la etapa de gestación. También es posible que, al estirarse la piel, el ombligo empiece a salir y de dentro irá hacia el exterior.

Durante el segundo trimestre también es factible visitar al dentista porque las encías suelen sangrar y es el momento perfecto para hacer una limpieza bucal y pedir consejo. Más adelante no será posible realizar limpiezas más profundas.

El peso sigue aumentando y se habrá ganado unos 7 kilos, es mejor cuidar la alimentación e ir controlando el peso, algo que ya se suele ir viendo en la consulta del ginecólogo.

Semana 24 de embarazo

 La barriga ya es más que notable y la gente se va a dar cuenta de que la mujer luce un embarazo. En la semana 24 de embarazo el bebé medirá alrededor de 30 cm en total y pesará 700 gr, y tiene una fuerte actividad diaria, moviéndose en el interior dando incluso volteretas a gran ritmo. De todas maneras, va a pasar bastante prácticamente todo el día durmiendo.

Durante estas semanas, el bebé va a empezar a recibir estímulos de parte del exterior y va a oír ruidos que provengan de fuera, y hasta puede sobresaltarse si oye un fuerte ruido que no se espera. Hay quien dice que la madre puede cantarle canciones, hablarle o bien ponerle música suave, si bien algunos estudios afirman que ello puede no servir de mucho. Si empieza a oír, también podrá oler y abrirá y cerrará los ojos algunas veces, pero todavía no acaba de ver.

semana 24 de embarazo

¿Y la madre?

dolor espalda embarazada

Durante la semana 24 de embarazo la madre experimenta cambios en cuanto a peso y porque el útero estará por encima del ombligo, con una ya prominente barriga a la vista de todos. Ello puede provocar tiranteces en la pelvis y empezar a tener dolores de espalda que se hacen más acusados a medida que se desarrolla el embarazo.

En estas semanas empiezan algunas de las pruebas del segundo trimestre, como el llamado test de O’Sullivan que sirve para evaluar la diabetes gestacional que surge porque el páncreas no produce la cantidad suficiente de insulina para metabolizar la glucosa. Al subir el nivel de glucosa en sangre durante el embarazo, algunas mujeres sufren este problema y es algo que debe mirarse y controlarse porque podría ser perjudicial para el bebé. Para realizar la prueba, nada invasiva, se realiza un análisis de sangre y luego la embarazada debe tomarse una solución de glucosa de 50 gr, para esperar 1 hora aproximadamente sin comer nada y finalmente se suele sacar sangre nuevamente para medir el nivel de glucosa en sangre tras haber ingerido la glucosa. Normalmente, quienes sufren diabetes en este periodo, deben cuidarse, pero ésta suele desaparecer al nacer el bebé, siendo algo temporal.

También los análisis de sangre pueden dar como resultado la anemia y falta de hierro, que suele ser bastante común durante el embarazo. Como remedio, es factible tomar pastillas de suplementos de hierro que pueden incluso seguirse tomando una vez ha nacido el bebé, si el médico cree que es necesario. También es importante variar la alimentación, aumentando la ingesta de frutas, verduras, pescado, legumbres…

Semana 25 de embarazo

 Ya entrado en el segundo trimestre de embarazo, en la semana 25 de embarazo, el bebé pesa alrededor de 800 gr y mide 22 cm. Se están desarrollando los vasos sanguíneos en el interior de los pulmones del bebé y las estructuras de la columna vertebral empiezan a tomar forma. El corazón del bebé late muy rápido, alcanzando los 150 latidos por minuto de media. Los sonidos pueden apreciarse ya con toda claridad en la consulta del ginecólogo y es motivo de control y consulta de la embarazada cuando no se oigan claramente.

A partir de esta semana 25 de embarazo, empieza a desarrollarse de manera rápida el oído del feto, y podrá experimentar sonidos que oirá del exterior.

semana 25 de embarazo

¿Y la madre en la semana 25 de embarazo?

Sigue el aumento de la barriga y de peso, y las molestias derivadas del embarazo, que siempre son menores en el segundo trimestre de embarazo, pero aumentan a medida que pasan los meses. Es el momento perfecto para idear la habitación del bebé, ir a mirar cunas, comprar complementos y dar una hojeada a los últimos modelos de cochecitos. En la llegada del tercer trimestre ya avanzado, la embarazada puede sentirse pesada y con molestias, y es mejor tener todo comprado y preparado para la llegada del bebé mucho antes.

También en esta semana el ginecólogo recomendará las clases de preparación al parto, una buena medida para encontrarse mejor y descubrir más sobre el embarazo y el momento del nacimiento del bebé. De todas maneras es mejor esperar a la semana 28 en adelante para empezar con tales clases.

Cuando viene el segundo

Cada embarazo es distinto y cuando viene el segundo hijo hemos de tener en cuenta las mismas consideraciones que el primer embarazo pero contando con una experiencia previa. Además la mujer debe también atender al primer hijo que va a necesitar cariño y explicaciones ante la llegada de un segundo niño en casa. Aunque las mujeres en el segundo embarazo ya saben cómo es el parto, no está de más asistir a las clases preparto para refrescar la memoria y saber qué hay que hacer o no en cada momento. Normalmente hay nuevas experiencias emocionales en este segundo embarazo y suele vivirse de otra manera, no hay tanto tiempo de pensar en la llegada del nuevo bebé, ni en buscar información, ni tampoco en cuidarse, pero sí debe hacerse o intentarse.

Semana 26 de embarazo

 El desarrollo del bebé sigue su curso. Uno de los principales cambios en esta semana 26 de embarazo es la formación de los nervios de sus orejas, cuando la sensibilidad sube y puede oír ya muchas cosas del exterior, desde música a las conversaciones que tienen los padres entre sí. Ya está pesando, aproximadamente, sobre un 1 kilo y mide unos 36 cm, e irá acumulando grasa para su crecimiento, que será muy rápido a partir de estas semanas. Todo ello le protegerá frente a la temperatura exterior que siempre va a ser más fría de cuando está en el interior de la madre.

Como hemos apuntado en semanas anteriores, el feto se pasa el día durmiendo, mayoritariamente, pero también tiene periodos en los que está despierto y se mueve con fuerza y ganas. Esto es señal de que el feto tiene energía y de que sigue desarrollándose en el seno materno, si bien puede llegar a molestar a la madre cuando las famosas patadas son más fuertes. Nadie mejor que la madre para saber el ritmo que lleva su bebé ahí dentro, cualquier cambio que se sospeche, es mejor acudir al médico para preguntar o comprobar que todo funciona correctamente.

semana 26 de embarazo

La madre en la semana 26 de embarazo

Es muy pronto para tener diversas contracciones, aunque sí algunas embarazadas pueden notar las llamadas contracciones de Braxton Hicks, que son diferentes a las del parto. Suelen ser irregulares, y como norma general, no duelen, pero a medida que se va a aproximando las fecha del parto, pueden ser algo más intensas. Es momento de estar al corriente de ciertas enfermedades que suelen acontecer durante este segundo trimestre de embarazo.

Desde la diabetes gestacional, a la preeclampsia o el hinchazón de manos y cara u ojos (edema) y el aumento repentino de peso en un período de 1 a 2 días, entre otros. También se debe controlar la falta de hierro, que provoca anemia, y otras afecciones que pueden estar relacionadas con la alimentación o el cansancio corporal en general, como los cambio de presión.

Durante el embarazo también es normal pasar por periodos donde la diarrea puede aparecer mientras que lo más frecuente es tener estreñimiento, porque el sistema digestivo trabaja de forma más lenta y el peso del útero presiona en el recto.

Por otro lado, las futuras madres también pueden notar que la areola mamaria es cada vez mayor y más oscura, y se observan algunos pequeños bultos, que son las glándulas de Morgagni. Éstas serán las responsables de segregar una sustancia para lubricar el pecho durante el embarazo.

Semana 27 de embarazo

 Durante la semana 27 de embarazo, el bebé pesa 1 kg aproximadamente y mide sobre 35 cm, esto es algo general, ya que cada bebé es distinto y algunos son más grandes que otros. Ante cualquier problema, el ginecólogo dirá como actuar, por lo que los controles deben establecerse siempre siguiendo los protocolos estimados y de la clínica en cuestión.

Los ciclos de sueño del feto podrían regularse, de manera que suele dormir y moverse cada día ya casi las mismas horas, pero puede ir variando en función de cada bebé. Ello es bueno porque, por un lado, la futura madre sabe a qué horas el bebé está en máximo movimiento, y da las tradicionales patadas o bien está dormido, pero no es una ciencia exacta.

En la semana 27 de embarazo, también es normal que se puedan escuchar los latidos del corazón del bebé si nos acercamos a la barriga. Se siguen notando con magnitud las patadas e, incluso, el hipo del pequeño.

La embarazada durante la semana 27

Ya queda menos para entrar en el tercer trimestre del embarazo que marcará una etapa importante. La mujer embarazada pesa ahora mucho más pues la barriga sigue aumentando. Es el momento de preguntar a personas experimentadas sobre el momento del parto y toda la emoción que conlleva ser madre, conviene prepararse, aunque nadie nace aprendido y es algo que se va desarrollando a medida que el bebé nace y crece.

semana 27 de embarazo

Además del peso de la barriga, bastante evidente, durante estas semanas puede haber una hinchazón importante en piernas, pies y manos. Si este hecho puede resultar lo bastante incómodo como para afectar a nuestra vida general, necesitaremos consejo y ayuda por lo que lo trasladaremos al médico. A veces, caminar a diario y llevar una correcta dieta es la mejor forma de acabar con estos problemas.

Ecografía en 3D

En estas semanas y siguientes, algunos padres sienten la necesidad de ver a su hijo más de cerca y en otras situaciones que en las tradicionales ecografías rutinarias. Algunas clínicas privadas ofrecen el servicio de ecografía en 3D y 4D, toda una experiencia que permite tener una instantánea del bebé y hasta un vídeo de éste de forma mucho más nítida. Se puede ver la cara del bebé, sus movimientos, el sexo del bebé según su colocación, y dicen que su cara suele ser similar a cuándo ya nace, pero ello no siempre suele ser así.

Semana 28 de embarazo

 El bebé va desarrollándose en la semana 28 de embarazo y se acerca a 7 meses en los que está en el interior de la madre. Ya puede empezar a superar el kilo y mide sobre 28 cm. El sistema nervioso está cada vez más avanzado y puede darse cuenta de algunas cosas que le rodean. Gracias a ello su actividad cerebral sigue en aumento y los patrones de sueño y actividad se van combinando. Como en semanas anteriores, seguirá moviéndose como pez en el agua en el seno materno.

La piel se está protegiendo de una sustancia que se llama vérnix caseosa. Los pulmones están suficientemente preparados, de manera que, aunque todavía quede para el parto, estaría ya preparado para respirar oxígeno si hubiera un parto prematuro durante la semana 28 de embarazo.

La madre en la semana 28

El embarazo avanza y todas aquellas dudas que suele tener la embaraza pueden resolverse a través de las preguntas a otras mujeres en este estado, familiares, amigos y sobre todo al médico o comadrona que serán quienes nos responderán de manera más eficaz. Hay que pensar que los consejos son buenos, pero que cada persona y embarazo son distintos.

semana 28 de embarazo

Como el útero se estira, los dolores de espalda y pelvis pueden ser algo más acusados, en todo caso debe comentarse este problema en la consulta del ginecólogo si va a mayores, pero suele ser algo bastante frecuente una vez pasan las semanas y se acerca la fecha del parto.

Las clases preparto

Las clases de preparación al parto son recomendables porque ayudan a la embarazada a saber más sobre su estado, el parto y otras necesidades derivadas de ello. En la semana 28 es posible que ya empiecen y una de las mejores cosas es que se puede ir acompañada de su pareja para que ambos compartan experiencias.

En estas clases se ayuda a saber respirar mejor, a relajarse, a controlar las contracciones cuando vengan, a saber identificar cuáles son las contracciones que indican un inminente parto, así como diversas informaciones sobre la etapa del puerperio, y la lactancia materna. Se suelen dar consejos, además de muestras de productos para la embarazada y su nueva etapa, sobre la manera de dar de comer al recién nacido, cómo cuidarse tras el parto o qué diferentes formas existen de dar a luz. Estas clases pueden realizarse en centros médicos, clínicas u hospitales, normalmente el mismo centro donde la embarazada realiza sus controles y va a dar a luz.

Semana 29 de embarazo

 ¡Cómo crece! Sí, a partir de ahora y entrando de lleno en el tercer trimestre de embarazo el bebé crecerá con mayor rapidez, pues no queda tanto para el momento esperado del parto. En la semana 29 de embarazo, el bebé pesa alrededor 1,13 kilos y mide 38 cm, si bien depende de cada mujer y feto. En estos días, siguen desarrollándose algunos órganos como los pulmones, y los huesos, entre otros, por lo que el calcio va a ser importante en la ingesta de la futura madre, bien con una buena alimentación o un suplemento paralelo.

En esta semana es posible que empiece el movimiento del bebé hacia abajo para encajarse, pero no siempre sucede, de hecho algunos fetos no acaban de hacerlo hasta los últimos días antes de dar a luz.

semana 29 de embarazo

La madre en la semana 29 de embarazo

La barriga es fuertemente evidente igual que las molestias típicas del embarazo (dolores de espalda, de piernas, tirones en la barriga, cansancio, etc.) que se empezarán a agudizar. Aunque estamos en el inicio de tercer trimestre de embarazo, es la época perfecta para pedir consejo sobre cuál es el mejor modelo de cochecito y de cuna para empezar a preparar la habitación. Aconsejamos no comprar de forma compulsiva, adquirir productos que se van a utilizar a más largo plazo, y pensar en la practicidad de uso. La gran parte son productos que duran unos meses aunque pueden aprovecharse cuando se ha pensado tener otro hijo.

Los cambios en el cuerpo de la embarazada son el aumento de barriga y de peso de manera general, pero si una se cuida, hace ejercicio y come moderadamente no tiene porque ser un aumento exagerado. De nuevo, puede presentarse la acidez y estreñimiento, es mejor no tomar comidas pesadas.

También seguirán los hinchazones en piernas y otras partes del cuerpo, en el caso de que se observen en la cara es mejor consultar en el ginecólogo. También es momento de saber los exámenes y controles que faltan durante el último trimestre, es normal que en estos días la embarazada pregunte sobre el final y en la consulta se informa de todo. Además, hay que tener un fuerte control de las contracciones que ahora casi no se notarán, pero si son algo fuertes, siempre es mejor acudir a la clínica por si hay un posible problema. Estar de parto en estas semanas no es lo normal, pero el feto ya está bastante desarrollado y puede nacer sin problema.

Semana 30 de embarazo

 Durante la semana 30 de embarazo, el crecimiento del bebé será exponencial, puesto que ya no quedan tantas semanas para que vea la luz. Ahora pesará sobre kilo y medio y sus medidas serán de unos 45 cm. Las capas de vérnix siguen incrementando en su cuerpo, y son buenas porque es la grasa que recubre el cuerpo y regula su temperatura corporal. Durante estas semanas se irá moviendo más de lo necesario y está buscando su sitio, además de la posición para prepararse para el parto.

La manera de que el parto resulte mejor y más cómodo es que el bebé tenga la cabeza hacia abajo. Algunos ya bajan por sí solos, pero otros bebés no por diferentes razones, por lo que el ginecólogo debe plantearse si hacer un giro manual o bien esperar a que en el parto el bebé se dé la vuelta y actuar de otra manera.

semana 30 de embarazo

¿Y la madre?

En la semana 30 de embarazo la madre tendrá una barriga prominente, mientras que la cadena y la pelvis se expanden para que el bebé siga creciendo todo lo que pueda. Ante cualquier dolor, movimiento extraño o bien no notar las patatas del bebé en menos de 24 horas se recomienda acudir al centro médico para que realicen algunas pruebas con el fin de comprobar que el embarazo se desarrolla con toda normalidad.

La mejor manera de sobrellevar el tercer trimestre de embarazo es recibir muchos consejos, hacer los controles que tocan, descansar, dormir, hacer ejercicio y asistir regularmente a las clases preparto donde se aprende mucho sobre la futura maternidad.

Por otro lado, como hemos comentado en otras semanas, se hincharán los pies si no lo han hecho ya, y es posible que las manos también. Algunas mujeres sienten hormigueos en manos y pies ya durante las últimas semanas de embarazo, pero la verdad es que depende de las retenciones de líquidos y de la estación temporal en la que se está embarazada. En verano, los dolores e hinchazones suelen ser más frecuentes.

En estas semanas, las contracciones Braxton Hicks pueden notarse en la gran parte de embarazadas. No hay que confundirlas con las de parto, pues las segundas vienen de manera continua y estas son esporádicas. Las contracciones de Braxton Hicks son encogimientos del útero y son normal sentirlas. Se irán haciendo cada vez más frecuentes.

Semana 31 de embarazo

 ¡Cada vez queda menos! Como el bebé ya ha crecido bastante le cuesta algo moverse por el seno materno. Hay que destacar que todos sus órganos están formados, incluso los pulmones, pero que sigue desarrollando el sistema digestivo y el respiratorio. En esta semana 31 de embarazo, el feto suele pesar cerca de 1 kilo y medio y mide alrededor de 42 cm. Durante estas semanas se pondrá en posición cefálica para prepararse para el parto, en este caso los movimientos del bebé suele notarse en la parte superior del abdomen.

¿Cómo está la madre?

Los pechos y la barriga están muy grandes en la semana 31 de embarazo. Los pechos se preparan para producir leche y puede salir un poco de líquido, llamado calostro, que también alimenta al bebé antes de que suba la leche. A muchas mujeres que están ya en el tercer trimestre les cuesta respirar un poco, esto es porque el bebé ya ocupa una buena parte del abdomen y los pulmones y hace presión.

semana 31 de embarazo

Cuando ir al médico

Durante estas semanas seguirán los controles rutinarios en la consulta del ginecólogo, pero como queda menos para el parto, determinados signos de alarma pueden conducir a la embaraza a la consulta antes de los previsto. Siempre es mejor prevenir, de manera que si se nota que el bebé no se mueve casi o bien se mueve constantemente, es mejor acudir al médico. También es preferible consultarlo si hay dolores de estómago, contracciones que suceden cada 5 minutos o bien si observamos manchas de sangre que salen por la orina.

También durante estas semanas tocaría hacer la ecografía del tercer trimestre si no se ha hecho ya. Mientras que los controles y exámenes en esos días son análisis de sangre y de orina para comprobar que todo vaya bien. La salud del bebé es prioritario en este momento del embarazo, por lo que ante cualquier duda se pueden hacer otra clase de pruebas. De todas maneras, a estas alturas, las posibilidades de que algo vaya mal son muy bajas.

Calendario de pruebas en el tercer trimestre de embarazo

La ecografía en esta etapa se realiza de la semana 30 a la 37 aproximadamente, el análisis tanto de orina como de sangre es cuando nos lo diga el médico, reservando cita antes, y el cultivo vaginal tiene lugar a partir de la semana 35. Los controles de tensión y otros se realizan cada vez que se visita al médico. Y la monitorización del bebé se empieza a realizar a partir de la semana 40 si no se ha realizado ya el parto.

Semana 32 de embarazo

 La semana 32 de embarazo, es casi la etapa final del embarazo en el que la futura mamá está algo incómoda por su peso y los movimientos del bebé, pero emocionante al tener muchas ganas de ver a su bebé. En estas semanas, el feto ya pesa entre 1,8 y 2 kilos aproximadamente, siendo importante que se hagan controles sobre ellos para evitar que esté en un peso bajo. Va medir unos 40 cm, y como ya hemos comentado en semanas anteriores, sus órganos están ya todos formados, de manera que si se adelantara y naciera, tiene ya unas altas probabilidades de vida. Irán creciendo las uñas y el cabello también, aunque suele ser fino y a una gran parte de los bebés se les suele caer nada más nacer.

Cómo está la madre en la semana 32 de embarazo

A la futura madre le faltan dedos para contar los días y semanas que quedan para el posible parto. Ya en las clases de preparación al parto se dan las bases de cómo serán las contracciones en caso de que llegue el momento así como los consejos sobre no perder la calma y tener todo preparado por si se suele adelantar. De todas formas, como regla general y especialmente en el primer parto, el momento de dar a luz suele retrasarse en días.

semana 32 de embarazo

Durante las últimas semanas de embarazo, hay más cambios hormonales en el cuerpo, como cambios de tensión arterial, el cambio de circulación de las piernas y otros, por lo que los controles en la consulta del ginecólogo determinarán cómo se encuentra la embarazada en todo momento.

Ecografía del tercer trimestre

Durante estas semanas y hasta la 36 aproximadamente se realiza la ecografía del tercer trimestre, en la que los especialistas ya pueden ver con claridad al bebé y todo lo que le rodea. Aunque no es la tónica dominante, si no se ha visto el sexo del bebé hasta el momento, la tercer ecografía lo debería confirmar con toda seguridad.

Durante esta ecografía se puede ver la posición del feto, algo fundamental para realizar el trabajo de parto. Además, se tomarán medidas sobre el peso del feto, detectar malformaciones tardías (pero es muy raro a estas alturas), dónde y cómo está la placenta, el cordón umbilical, la medición de la cantidad de líquido amniótico, así como las proporciones del bebé, sus latidos del corazón, los movimientos respiratorios y el tono fetal del bebé.

Semana 33 de embarazo

 El bebé va creciendo de forma acelerado en la semana 33 de embarazo. En estos momentos mide unos 45 cm y pesa ya casi 2 kilos; es muy importante hacer un seguimiento de las medidas del bebé para comprobar que está creciendo a buen ritmo, y no se queda en bajo peso. Si ello sucede, se activan diversos protocolos para realizar un seguimiento más exhaustivo.

En la semana 33 de embarazo, los huesos se hacen más fuertes y duros, si bien los que se encuentran en la cabeza todavía están más blandos porque falta que se desarrollen del todo, de hecho algunos bebés no acaban de formar los huesos de la cabeza hasta los 18 meses. Es entonces cuando las cabezas pueden aparecer algo en punta o en forma de cono, resultado de comprimirse al pasar por el canal vaginal, pero que van ganando forma redonda a medida que pasan los meses.

La madre en la semana 33 de embarazo

Los cambios en el cuerpo van a ser notables en este último trimestre de embarazo. Todo se acelera porque el cuerpo se prepara para el nacimiento del pequeño. Las manos, pies y dedos se hinchan, pudiendo notar hormigueo o alguna insensibilidad en determinados momentos del día, algo pasajero que se va cuando ya nace el bebé.

semana 33 de embarazo

Las patadas van a ser más intensas, de golpe puede sentirse algo de daño pero también algunos periodos de inactividad de parte del bebé. Las contracciones también van a hacer acto de presencia, pero todavía no son las del parto, es pronto, si bien no está de más contar las contracciones por minuto. Aunque la barriga esté cada vez más hinchada, el ejercicio no debe abandonarse. Es favorable andar, nadar, moverse (aunque menos) y hacer determinados ejercicios que nos enseñarán en las clases de preparación al parto para estimular el cuerpo en general y la pelvis, en particular.

También es momento de relajarse y de comer bien. Por un lado, es bueno realizar masajes en diversos puntos del cuerpo, como en el perineo, la zona que rodea la vagina, la espalda, las piernas… mientras que la alimentación deberá ser variada, aumentando las frutas, verduras y pescado, limitando el consumo de grasas y tomar los suplementos, en forma de hierro y otros, que considere el ginecólogo en su momento.

Semana 34 de embarazo

 Prácticamente todo el cuerpo del feto ya está formado, por lo que la supervivencia del bebé si hubiera ya un parto prematuro sería del 100%. En la semana 34 de embarazo mide 42 cm y pesa alrededor de 2.000 gr. Cada vez tiene la piel menos arrugada, el bebé se mueve ya muchas veces y tiene hipo, y se chupa el dedo. Aunque duerme mucho, también está atento a todo lo que le rodea, percibe estímulos y pueden afectarle diferentes acciones que vengan de fuera.

semana 34 de embarazo

¿Cómo está la madre en la semana 34 de embarazo?

 Cansancio y fatiga son quizás algunos de los nombres que caracterizan estas semanas. La mujer embarazada ya tiene un peso y barriga considerables, habrá aumentado más de 10 kilos y las piernas y las manos pueden estar más hinchadas de lo normal. Es por ello que durante estas semanas finales, el embarazo puede hacerse más pesado. Es momento de descansar más, de dormir las horas adecuadas y alimentarse correctamente. El bebé está ya casi a punto de nacer y, ante cualquier duda, es mejor acudir al médico para preguntar todo aquello que se no se conozca.

 Aunque si bien cada mujer tiene un parto diferente, en las clases de preparación al parto explicarán cuáles son los síntomas que corresponden al momento del parto, pero podemos decir que los más importantes se centran en las contracciones, que suelen ser regulares con intervalos cada vez más cortos. Se recomienda controlarlas con un reloj, y si hay más de 5 contracciones por hora, puede ser señal de que el parto empieza. También está la rotura de saco amniótico o el típico romper aguas. 

A partir de este momento el cuello del útero empieza a dilatarse, y es mejor acudir cuanto antes al hospital aunque sean falsas alarmas. Es prioritario llamar o ir al médico si se observan síntomas distintos a los normales o si sale sangre por la vagina.

A su vez, la embarazada notará hinchazón en la vulva, por la presión que ejerce el futuro bebé sobre la región púbica. Otras molestias de estas semanas es la dificultad de respirar en determinados momentos del día. La presión que hace el bebé en la parte del esófago puede ser algo más acusada en el final del embarazo.

Semana 35 de embarazo

 El bebé sigue creciendo y todo va en curso quedando ya muy pocas semanas para el nacimiento del bebé. En la semana 35 de embarazo se da un momento muy emocionante, aunque la madre puede sentirse algo pesada y cansada. El bebé está algo apretado en el seno de la madre y contiene muchas neuronas, el cuerpo de la madre le dota de una cierta inmunidad y le protege frente a ciertas enfermedades. Durante la semana 35 el bebé pesa cerca de 2 kilos y medio y mide, sobre 45 cm.

semana 35 de embarazo

¿Cómo está la madre?

En la semana 35 de embarazo, se encuentra pesada, cansada y con una barriga prominente. Los momentos finales pueden llegar a ser los peores para muchas madres que ya no saben cómo ponerse para dormir y, que aunque caminen, necesitan descansar algo más. Las falsas alarmas de parto también pueden hace acto de presencia, pero se pueden controlar con la medida de las contracciones y ayuda externa. No está de más acudir al centro clínico o al ginecólogo cuando notamos algo raro.

Una gran parte de mujeres, durante estas últimas semanas tienen algunos cambios físicos, como que el ombligo suele sobresalir, además de seguir con hormigueos en manos, piernas y pies. Lo mejor, aunque cueste, es dar paseos, algo que favorece la llegada del parto. Alrededor de la semana 35, el bebé se encaja hacia abajo, con la cabeza en la parte inferior de la pelvis, para descansar en el cuello del útero. Se está preparando para el parto y salir, pero no siempre es así, pues otros bebés siguen en la misma posición. Es momento de plantearse si se hace un giro manual o se espera a las semanas que quedan para que él mismo se encaje de manera correspondiente. Como el parto se acerca, es momento de pensar en trámites administrativos, por si hay que inscribirse en alguna clínica para dar a luz o llenar papeles para preparar la baja maternal en el trabajo.

¿Cómo saber que empieza el parto?

Hay muchos signos que establecen que el parto empieza, aunque en la semana 35 no hay que preocuparse mucho porque hasta la 39, 40 y adelante no suelen aparecer. Normalmente se rompe aguas y se tienen contracciones mucho más regulares, cada 5 min, y suelen doler mucho más. Por otra parte, también es signo perder sangre roja brillante, si esto sucede también puede consultarse al ginecólogo para descartar posibles problemas.

Semana 36 de embarazo

 En la semana 36 de embarazo, éste está llegando a su fin y la mujer estará más pesada de lo normal. En su interior, el bebé se desarrolla normalmente, si bien tiene menos espacio para moverse y por tanto se moverá con menos asiduidad que como norma general.

Durante esta semana el bebé pesa alrededor de 2,750 gramos y mide 46 cm. Si naciera ahora, sería un bebé prematuro, pero gracias al peso alcanzado, podría nacer sin problema. Está tragando líquido amniótico, su cabeza está ya formada aunque los huesos son más blandos, y sus órganos siguen madurando a todo pulmón.

semana 36 de embarazo

Cambios en la madre durante esta semana

El avanzado estado de gestión hace que la madre ya no esté tan ágil como en semanas anteriores y, en algunos casos, deba descansar. Pero es bueno andar y nadar, porque aceleran el parto y mejoran su evolución. En este tiempo lo normal es haber ganado sobre 13 quilos, pero es algo que varía en función de cada embarazada. Como norma general, en estas semanas la mujer percibirá que le cuesta más respirar, porque el útero se ha ensanchado de tal manera que, como está debajo de las costillas, hace comprimir los pulmones. Todo está a punto para que en semanas nazcan un nuevo ser y las emociones están a flor de piel. En la clínica realizarán las exploraciones necesarias para saber si el bebé tiene el peso bajo, hecho que hace que el parto deba ser provocado cuando sea necesario.

Cuando llegan dos

Cuando hay un embarazo múltiple es que se esperan dos bebés, que pueden ser mellizos o gemelos. El embarazo sigue el mismo curso pero con cuidados especiales pensando siempre que se analiza a dos bebés. También es normal que las visitas al ginecólogo sean algo más seguidas, especialmente al final para comprobar peso, medidas y si los dos se encajan en el útero como debe ser. En el caso de embarazo múltiple, la embarazada suele engordar más, sobre 15 a 20 kilos. La alimentación también debe ser la indicada, comiendo sobre 300 calorías más por día que la mujer que espera un solo bebé. Y no faltarán las vitaminas, el hierro y el ácido fólico, especialmente.

Semana 37 de embarazo

 Ya estamos en la semana 37 de embarazo, recta final de éste. Ahora todo sigue el curso para que el bebé nazca, y lo puede hacer en cualquier momento, si bien es norma general, sobre todo en madres primerizas, que suela retrasarse más allá de la semana 40 o 42.

El bebé está muy grande, se encuentra algo atrapado en el interior, y con ganas de salir, puesto que ya mide sobre los 50 cm de media y puede llegar a pesar casi los 3 kilos, dependiendo de cada caso. Si el bebé está por debajo de su peso, se activan protocolos para provocar el nacimiento o parto alguna semana antes con el fin de que gane peso ya fuera del seno de la madre. El bebé está completamente formado, pero tanto el cerebro como los pulmones siguen madurando.

En esta etapa la visitas al doctor pueden ser mas frecuentes si hay algún problema o si se ha de adelantar el parto, pero por lo general, si todo está normal, cabe esperar a que empiecen las contracciones y las alarmas o síntomas que indican que el parto está llegando.

semana 37 de embarazo

Consejos para la madre antes del parto

Los principales problemas que pueda tener la madre en esta última etapa son los hinchazones y molestias en la barriga, ya que cuesta dormir bien por la noche. Y las contracciones de Braxton Hicks se hacen más intensas, llegándose a confundir con las de parto, por lo que es normal que muchas madres primerizas acudan al hospital pensándose que están de parto. En estas semanas, el bebé se debería haber encajado para el parto y este hecho es lo que hace que ejerza presión sobre la vejiga, siendo algo molesto y provocando más ganas de orinar. De la misma manera que el cuello del útero se empieza a dilatar porque se prepara para el parto.

En la semana 37 de embarazo, la futura madre habrá aumentado unos 13 kilos de media, es lo que se considera un peso normal para estas semanas. Para que la madre esté preparada antes del parto es preciso tener preparada la bolsa que se llevará al hospital, así como la documentación precisa. Es algo que debe estar en un lugar visible por si hay que salir corriendo al hospital, de todas maneras algún familiar siempre nos lo puede llevar. En la próxima semana, la 38, contaremos qué es mejor llevar en la bolsa de parto y post parto.

Semana 38 de embarazo

 ¡Ya queda menos! A partir de la semana 38 de embarazo no se sabe cuándo nacerá el bebé, si bien la cuenta atrás suele empezar a partir de la semana 40, estos días no están exentos de ponerse de parto. El bebé mide alrededor de 48 cm y pesa sobre 3.000 gramos, de manera que si naciera ahora estaría perfecto en peso y medidas. La grasa subcutánea que recubre el bebé aumenta y el vérnix irá cayendo, mientras que las uñas seguirán creciendo.

semana 38 de embarazo

La embarazada

En estas semanas la pesadez es fuertemente acusada y la embarazada quiere que llegue el momento del paro, porque la barriga aprieta, el bebé hace presión para abajo y la futura madre tiene ganas de ver la cara a su hijo. Normalmente, el cérvix, el cuello del útero, empieza a dilatare para prepararse para el parto. No deberían hacerse demasiadas pruebas más en el médico, pues ahora toca esperar, si bien se observa alguna anormalidad, la embarazada puede acudir a realizar un chequeo. En general las pruebas diagnósticas de estas semanas consisten en exploraciones para ver cómo esta dilatado el cuello y cuál es el grado de borramiento. También se controlará la respiración y el movimiento del bebé, así como el control del bajo peso, hecho que hará que el parto pueda adelantarse i/o programarse.

Algunas cosas importantes antes del parto

En estas semanas o anteriores, la embarazada puede familiarizarse con el momento previo al parto. Es algo que suelen explicarse en las clases pre parto con todo lujo de detalles, de manera que se ofrece seguridad a la embarazada. Hay que conocer algunos conceptos como que, cuando los pulmones del niño están maduros, estos segregan una proteína al líquido amniótico que altera la producción hormonas. Ello fomenta la producción de la hormona de la oxitocina, que regula las contracciones del útero para establecer que se produzca el parto en cualquier momento.

Relajarse en este periodo de tiempo es algo vital. Afrontar el parto lo más relajada posible ayudará a que todo salga mejor. De todas maneras, la naturaleza es sabia y cada parto es distinto, así que, lo que podamos pensar en un inicio, puede surgir de otra manera, lo que sí es favorable es conocer los conceptos relacionados con el parto, cómo actuar y afrontarlo de la manera más positiva posible.

Semana 39 de embarazo

 A partir de la semana 39 de embarazo, en cualquier momento el bebé puede nacer. Ahora toca esperar y tener todo controlado para el momento del parto. Ya se ha escogido el hospital y en ocasiones el médico que nos atenderá, que en la mayoría de los casos es la misma persona que ha controlado todo el embarazo y da confianza a la embarazada.

En este momento, el bebé pesa alrededor de 3,250 gramos y mide unos 48 centímetros. Del mismo modo que la futura madre habrá ganado 12 kilos de media desde que empezaron los meses de embarazo.

Algunas cosas a tener en cuenta antes del parto es que el bebé, en esta semana 39 del embarazo, traga líquido amniótico y lo acumula como material de desecho. Es el meconio, una sustancia negra pegajosa que el bebé expulsará cuando nazca en forma de desecho o de caca. No hay que asustarse, pues es de color negro y es algo ya sabido por las madres cuando nace.

El parto es un fenómeno inexplicable que dice mucho de la naturaleza humana. Aquello que lo desencadena realmente no se sabe con exactitud pero está relacionado con la madurez de los pulmones del bebé. A partir de entonces se segrega una proteína que se llama oxitocina y que es la causante de que se desencadenen las contracciones y se produzca el parto. Como cada parto y embarazo es diferente, la oxitocina puede ser provocada en determinadas situaciones, por riesgo, bajo peso del bebé, etc. entonces se debe programar y provocar el parto, dando hormonas para que se desencadene. No por ello el parto va a ser más rápido, puede durar igual o más que si no es provocado.

semana 39 de embarazo

Señas que indican el parto

También en este artículo vamos a recordar cuáles son las señales que indica que la embarazada está de parto. Por un lado, las contracciones son seguidas, regulares, dolorosas e intensas. Sangrar también puede ser un síntoma, de la misma manera que romper aguas, es decir, cuando sale un flujo destacado de la vagina.

Parto natural, vaginal y cesárea

Antes de afrontar el parto es vital hablar con el médico sobre cómo puede desarrollarse, cuando sucede el parto vaginal y cuándo es necesario hacer cesaria. Esta última es una práctica que en los hospitales públicos suelen evitar hasta que ya no se puede establecer un parto natural, pero en las clínicas privadas es una práctica algo común e incluso una cesaria puede programarse por diversos motivos.

Semana 40 de embarazo

 ¡Quedan sólo unos días para ver la cara del bebé! A partir de la semana 40 el nacimiento es inminente. El bebé está ya preparado para salir en cualquier momento, por lo que las futuras madres deben tenerlo todo listo para salir e ir al hospital a dar a luz cuando empiecen los primeros síntomas. En esta semana, las medidas del bebé son de unos 50 cm y suele pesar ya sobre los 3 kg de media.

En este momento, el vérmix o grasa que cubre al bebé ya prácticamente ha desaparecido, y deberá protegerse con el contacto de la madre. Tiene pelo, y las uñas han crecido, de manera que una vez nazca también han de protegerse los dedos, y más adelante cortarle las uñas. Algunas madres primerizas se impacientan cuando en la semana 40 o 41 el bebé todavía no ha nacido, pero es algo bastante normal en el primer parto. Es tiempo de repasar todo aquello que se necesita para acudir al hospital, desde tener los papeles en regla, a la libreta de embarazo y aquella lista de cosas que las madres deben llevar consigo mientras están hospitalizadas.

Si pasada la semana 42 no hay señales de parto, es mejor acudir al médico, que nos realizará un chequeo y revisión completa, si bien todo está en la normalidad.

Semana 40 de embarazo

El parto ya está aquí...

Durante esta última semana, la futura madre se encuentra ya muy pesada, nerviosa y con ganas de ver a su pequeño. Es vital andar, relajarse, dormir y descansar, pues tras el parto la madre suele estar muy cansada por los esfuerzos hechos y la llegada de un nuevo ser. Las emociones están a flor de piel. En estos días, el bebé tiene menos espacio y se moverá menos, ante cualquier alarma o signo distinto, acudir al médico.

"Si pasada la semana 42 no hay señales de parto, es mejor acudir al médico, para que realice un chequeo y revisión completa."

Click to Tweet

Exámenes en la semana 40

Prácticamente los exámenes exploratorios han finalizado hasta la llegada del parto. Si se acude al hospital o en la clínica privada pedimos hora realizarán una monitorización fetal o test basal, que suele ser común cuando estamos en la sala de parto. Según la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), la monitorización fetal es un método sencillo, fácil de realizar, no invasivo e inocuo, tanto para la madre como para el bebé. Esta monitorización mide la frecuencia cardiaca fetal, la variabilidad de la frecuencia cardiaca y marca si el parto debe adelantarse o esperar. Por otra parte, las exploraciones vaginales también son frecuentes en todo tipo de examen, pues da signos de cómo está el cuello del útero, ya que si está dilatado, la embarazada se quedará en el hospital para dar a luz.

Déjanos tu comentario

Todos los campos con “*” son obligatorios

Déjanos tu comentario

Todos los campos con “*” son obligatorios